Archivo | Dragones RSS feed for this section

Huesos de Hobbit

23 May

Conferenciante: Mónica Sanz.

Mucha de la información que va a darse aquí proviene de las Cartas de Tolkien. Yo no he podido leerlas, así que obviamente, dejaremos que quién si las ha leído (en este caso Mónica Sanz, la conferenciante), nos explique unas cuantas cosas sobre los orígenes del Hobbit.

El Hobbit es el primer libro que Tolkien publica, ambientado en la Tierra Media.

El Hobbit, en sus inicios, era un cuento que Tolkien les contaba a sus hijos. Ello lo podemos ver en el tono más “ligero” de la obra, en comparación con “El Señor de los Anillos”.

Con todo, lo que más tarde sería el libro publicado, era muy distinto en sus orígenes.

Así, Tolkien, en sus cuentos (y por lo que vemos en sus cartas, aquellos que hayan tenido la suerte de leerlas), utilizaba distintos nombres para algunos de sus personajes. Nombres que más adelante cambiarían. Philpot Baggins,

Ollum (era una rana gigante) , no un hobbit como sería más adelante, Skandalf…

El inicio de la obra del Hobbit, o al menos del término Hobbit, según cuenta Tolkien en sus cartas se dio mientras corregía exámenes. Tolkien corregía exámenes para poder ganar un sobresueldo. Ya sabemos que le gustaba bastante el dinero y los lujos que le proporcionaba. Un día, mientras corregía exámenes, un alumno suyo dejó un folio en blanco. Tolkien, inconscientemente, escribió “en un agujero vivía un hobbit”. Más adelante, Tolkien encontró ese folio, y, obviamente (quién no lo haría), se puso a pensar que le había llevado a escribir eso, y que quería decir la palabra Hobbit. Así, descubrió que Hobbit, en inglés antiguo, quería decir “habitante en un agujero”.

Los ENANOS en el Hobbit.

Los enanos, en principio, son personajes malvados, aliados de Morgoth.

En la mitología nórdica, eran llamados Doo-ay-gahrs, que suena parecido a duergar (son una especie de enanos grises malvados).

Estos doo-ay-gahrs vigilaban los caminos que llevaban al bosque de las hadas, y cobraban un peaje a quien quisiera pasar por el camino (como los trolls, sólo que en caminos, no en puentes).

Estos doo-ay-gahrs, en la mitología, no eran bajitos. Eran hombres, vivían en cuevas, iban sucios, hacían objetos de metal que ningún otro pueblo podía fabricar, y se negaban a enseñar a nadie como los hacían. Una de las historias en las que aparecen, es en la creación de la espada Dainsleif, una espada maldita que cada vez que es desenvainada ha de “beber” sangre humana antes de poder volver a envainarse.

Estos “enanos” nórdicos, nacían de la piedra, y se decía que si el sol los tocaba, se convertían en piedra.

Tolkien utiliza parte de esto. En el Libro de los Cuentos Perdidos, los pocos enanos que aparecen son enemigos de los elfos, y luchan junto a los orcos. Además, en el Silmarillion, el Valar Aüle los crea utilizando la piedra.

Así pues, vemos la evolución de estos enanos incluso en la propia obra de Tolkien, antes de llegar a ser los enanos que conocemos.

Nombres enanos en el Hobbit.

-Gandalf, en un principio, era un enano (el nombre).

– Thorim ni siquiera existía cuando empezó a pensar en el libro.

– Los nombres de los enanos están “sacados” de la mitología nórdica (sobretodo de la Edda Mayor). Además, los enanos son una cultura tan cerrada, que los nombres que dan no son en realidad sus verdaderos nombres (Thorin, Gimli…), son sólo un nombre para que los llamen a ellos. Su nombre verdadero solo lo saben él y su clan.

Gandalf.

Hasta el episodio de los Barriles en el Hobbit, se llamaba Bladorthin, y era un enano, no un mago humano.

Gandalf, al convertirse en mago (bueno, cuando Tolkien lo “cambia”), pasa a ser un mago muy típico, con una vara, que hace fuegos artificiales… Esta vara, es un símbolo típico del mago. Odín, tenía una vara. Este Gandalf del Hobbit, por lo tanto, es un mago muy distinto al Gandalf que veremos en el Señor de los Anillos, dónde es un poderoso Maiar.

El Gandalf del Hobbit, es un Gandalf que le gusta a los niños. Más amable. Podemos ver el tono más alegre del libro. Es un cuento infantil.

Esto cambiará cuando, tras su éxito, la editorial le pida que continúe la historia (a pesar de que el Hobbit se supone que era un libro solo, sin relación con nada más). Para cuando van a publicar el Señor de los Anillos, hacen que Tolkien tenga que reescribir, en parte, el Hobbit, para adecuarlo al Señor de los Anillos.

LOS TROLLS.

En un principio, no son criaturas esencialmente malvadas. Cuando aparecen por primera vez en uno de los escritos de Tolkien, no son criaturas malvadas. Se convierten en piedra si les da el sol. Más que malvados, son unos personajes graciosos.

Los Trolls aparecen en la mitología nórdica en dos textos:

1. El cantar de Helgi.

2. Las dichas de Alvis.

Aquí podemos ver a los Trolls en la películas de animación de “El Hobbit”.

Los elfos del Hobbit.

Estos elfos son muy distintos de los elfos del Señor de los Anillos. En este caso, son unos seres muy felices, muy amistosos. Tanto, que a Elrond se le describe como “más feliz que la Navidad” (igualito que el del Señor de los Anillos vamos).

Los elfos del Hobbit tienen magia. Son más parecidos al os elfos de la mitología inglesa. Eran más débiles que los del Señor de los Anillos, pero tenían esta magia. Aquí aparece el término “Changeling”. Esto es algo que hacían los elfos. Como eran más débiles, cambiaban a los niños humanos de las cunas por los suyos propios, para que así fueran criados por los humanos y crecieran más fuertes.

Este es el Rey de los Elfos, en la película de animación de El Hobbit. Algo distinto, obviamente, del querido Legolas, o de Elrond.

Los Goblins

Los goblins del Hobbit no son muy seguidores de Melkor ni de Sauron. Son independientes, viven en cuevas, y si bien son agresivos, no tienen nada que ver con los goblins que aparecerán en El Señor de los Anillos, unos goblins que están al servicio del Señor Oscuro, de Sauron.

Gigantes de Piedra

Sacados de la mitología finlandesa.

No vuelven a aparecer, hasta que no aparecen los Ents. Barbol, el Ent, iba a ser malvado, a encontrarse con Frodo y a engañarle, haciéndole creer que era bueno. Así se recoge en los papeles y borradores de Tolkien, aunque luego decidió cambiarlo.

Gollum

Gollum, en un principio, no iba a ser un Hobbit. Era una rana muy grande, en realidad. Además, tampoco estaba en posesión del Anillo Único. Era una rana que había vivido en la gruta desde siempre, sin ninguna relación con el Gollum que robaría el anillo y mataría a su mejor amigo por él.

Tolkien, para Gollum, creó seis de los ocho acertijos (menos el de los huevos, y el de las tres piernas), obviamente, inspirándose en diversos acertijos ya existentes.

EL ANILLO DEL HOBBIT

Tema importante. Y vital.

El Anillo que aparece en el Hobbit, no es, ni mucho menos, el mismo anillo que aparecerá en el Señor de los Anillos. Si bien es el mismo anillo, no es el Anillo.

El único poder del anillo (lo pondré en minúsculas) del Hobbit, es hacer invisible a quien lo lleva, pero, por ejemplo, no oculta su sombra (Bilbo no sabe como pasar entre los guardias goblins, porque sabe que verán su sombra).

El Anillo Único del Señor de los Anillos, permite ir a otra realidad, en la que se ven las cosas como son. Frodo puede ver a los Jinetes del Anillo en su forma real, por ejemplo.

El anillo del Hobbit es un simple objeto mágico. Ni siquiera es un objeto revestido de gran importancia. Había muchos objetos como ese en los diversos libros de aventuras y de fantasía. Tolkien, para el Señor de los Anillos, reconvertirá ese anillo en el Anillo.

Los Huargos

Se dan en la mitología nórdica y en la mitología sajona. En la mitología sajona, es un lobo grande. En la mitología nórdica, es un lobo grande montado por una valkiria. Aparece para tirar del barco fúnebre de Balder, hijo de Odín, que ha muerto por la traición de Loki.

Las águilas gigantes.

Creación de Tolkien. No en cuanto a que él creó un águila muy grande, sino en cuanto a que no aparece en la mitología como tal. Tolkien las utiliza muy poco para no desbaratar el equilibrio creado en su obra.

El Bosque Oscuro

Las arañas del bosque oscuro. Tolkien tenía miedo a las arañas, ya que se supone que una tarántula le picó de pequeño, y el todavía se acuerda. Con todo, parece no saber como son las arañas, pues las de sus libros no tienen ni los ojos de araña, y además, mientras que las de verdad muerden, las de Tolkien “pican”).

Beorn

Es un cambiapieles. No es un oso en si. Está inspirado en los ositos de peluche de su hija, que por lo visto tenía muchos. Por la noche sería un oso, y por el día sería humano. Es un personaje bondadoso.

Tolkien se inspira en Bödvar Bjarki, una historia no escrita, pero que Tolkien conocía. Es un personaje de la mitología nórdica.

En nórdico antiguo, Bödvar Bjarki significa “el que lucha como un oso pequeño”.

Los Dragones

Los dragones de Tolkien viven en medio de la desolación (desolación que ellos mismos han causado), a diferencia de los dragones de la tradición nórdica, que viven cerca de poblados, en medio de bosques, etc.

Los dragones de Tolkien son una mezcla del Fafnir de Sigurd y Gudrun, y del dragón de Beowulf. De Fafnir saca la inteligencia, y su punto débil (el estómago). Smaug hace que Bilbo desconfíe de los enanos, igual que Fafnir hace que Sigurd desconfíe de su padre adoptivo, que efectivamente, quiere traicionarle. No pasa lo mismo con los enanos.

Y hasta aquí, llegó el seminario.

Es interesante ver como Tolkien hace, en primer lugar, un cuento bastante infantil (el Hobbit), y como ante la presión de sus editores, hace el Señor de los Anillos como supuesta continuación. Es evidente que sus editores no estarían al principio muy conformes con lo que les había entregado. Querían un libro infantil y recibieron un libro de fantasía y adulto. Con todo, la conferencia nos muestra como Tolkien fue variando la historia, como la adecuaba a sus necesidades.

También, nos muestra algunas de las fuentes de inspiración que Tolkien tomó para escribir, no solo el Hobbit (a pesar de ser el que más hemos comentado), si no también el Señor de los Anillos.

El concepto del mal en la obra de Tolkien.

23 May

Este es, posiblemente, el seminario más complicado de todos los que he visto. Resulta muy filosófico. Con todo, trataré de hacer un resumen de lo que se nos explicó, o al menos, de lo que yo entendí.

Para empezar, hay que entender y tener claro que Tolkien era muy católico. Por lo tanto, Dios sólo hay uno. De ahí, nace la Teoría de la subcreación de Tolkien. Sólo Dios puede crear (Iluvatar o Eru). El resto solo pueden subcrear. Todo cuanto haga una creación de Dios (los enanos), siguen siendo una creación de Dios. Partamos de esta base, y recordémoslo de aquí en adelante.

Para entender el mal en la obra de Tolkien, hay que definir un poco que es el mal.

El mal es la negación del bien. Lo contrario del bien. No puede haber uno sin el otro.

-La religión cristiana considera al bien y el mal como hijos de un mismo padre è DIOS. Por lo tanto, Dios es responsable del bien y del mal. Dios ha creado ambos, pero no es Dios quien hace el mal. El hombre es quien decide cometer maldades. Dios se queda fuera.

La tradición sinóptica nos plantea un tema distinto. El hombre o criatura es ajeno al mal. El mal no tiene explicación. El hombre, por lo tanto, no ha buscado el mal (tampoco a mi me quedó muy claro).

Vertiente filosófica:

1. Absolutización positiva del mal  ==> Todo es malo, nada es bueno.

DIOS ==> Puede y no quiere eliminar el mal èDios es un envidioso.

==> No puede eliminar el mal, pero quiere hacerlo è Dios es débil.

==> No puede eliminarlo y no quiere eliminarlo è Es débil y envidioso.

==> Puede eliminarlo, y quiere eliminarlo è El mal proviene de Dios.

2. Schopenhauer  ==> Vivimos en el peor mundo de todos. El mundo es absurdo y no tiene sentido. Además, Dios no existe.

3. Heráclito  ==> El mal no existe. Todas las cosas son buenas, pero es el hombre quien decide hacer el mal.

4. Superhombre (o ultrahombre)  ==> El mal es un invento del débil para criticar al fuerte. El superhombre ha de superar todo esto y dominar.

Encontramos también la teoria dualista ==> El mal asociado al Caos, frente al Dios bueno que vence, pero no de forma definitiva. Es imposible acabar con el mal y el Caos.

Hay que tener este concepto claro. Tolkien adapta una parte de esta teoría, en cuanto a la dualidad de bien y mal, y la imposibilidad de acabar con el mal (primero fue Morgoth, luego Sauron, luego la época del hombre, dónde el mismo hombre es enemigo de si mismo.

Del mal que nos fueron comentadas. Diversos filósofos hablaron sobre el mal. Platón creía que Dios no podía ser origen del mal, sino que el mal era ocasionado por el hombre. Consideraba que las cosas podían ser buenas o malas, pero que dicho mal se relacionaba con la materia. El alma y Dios son inocentes, no ocasionan el mal. Es la propia materia la que lo ocasiona.

Por el contrario, Aristóteles consideraba que el mal no tiene existencia autónoma, es la falta del bien. El mal es infinito, se puede hacer el mal de infinitas maneras. En cambio, el bien es finito. Solo hay una forma de hacer el bien. Dios, es una figura que no tiene nada que ver ni con el bien ni con el mal. Está fuera del mundo material (también considera que es el mundo material quien crea el mal; alma y Dios están libres de culpa).

Hay otra teoría importante. Para Tolkien, todo surge de Dios. El mal es incapaz de crear, sólo puede luchar y destruir. El mal, no es nada por si mismo; el mal puro “debilita”. A medida que los personajes malvados (sobretodo Melkor y Sauron) se van haciendo más malvados, pierden la capacidad de, por ejemplo, adoptar nuevas formas.

Representación de Sauron

Así, Sauron (en los Cuentos de Tolkien) es capaz de asumir distintas formas, como transformarse en un murciélago gigante, y también aparece como un hombre bien parecido y atractivo. Más adelante, a medida que “asciende” en el mal, pierden entidad física. Sauron en la cima de su maldad es sólo un “algo”. No pierde poder, pierde entidad física. Se considera que el mal es una privación (no es nada en si mismo). Por eso pierden la identidad física.

Otro ejemplo, es Saruman. Cuando Saruman muere, se desmaterializa, desaparece. El mal, no es nada.

Hay que decir, con todo, que el mal no es tan “negativo”. El mal se hace para conseguir algo bueno. Algo bueno para quien causa el mal, evidentemente (ya sea dinero, satisfacción, poder…). El mal necesita de la existencia del bien. Nadie hace el mal para conseguir un mal propio. Esto es lo que dice San Agustín.

También, San Agustín dice que sólo Dios puede crear la perfección. Por ello, cuando alguien más trata de crear, Dios hace que dicha creación no sea perfecta (como ejemplo en Tolkien, podemos ver a los enanos, que salen bajitos y mal formados).

El mal, no puede crear. Jamás. Sólo puede corromper.

Eso lo vemos en Tolkien, teniendo una perfecta dualidad entre el bien y el mal en las criaturas. Hay criaturas buenas, y su contraparte mala, corrompida.

-Los Valar tienen a Melkor.

– Los hobbits tienen a Gollum.

– Los elfos tienen a los orcos.

– Los ents tienen a los trolls (no es exacta, pero podrían aproximarse).

– Los hombres no tienen la dualidad en otra raza. El hombre es el más complejo de ellos. Su contraparte, es el propio hombre.

Tolkien no considera que ningún ser racional sea malo al principio. No hay nada que pueda hacerse que no tenga una parte buena. Todo lo creado o corrompido, en último lugar, proviene de Dios. Así, es Dios quien decide lo que ha de ocurrir. Eru es quien quiere que ocurra la caida de Melkor. Así, Como Eru ha creado a Melkor, todo cuanto Melkor haga de malvado o de bueno, al final, proviene del propio Eru.

Todos los personajes malvados tienen la opción de escoger. Pueden dejar de ser malvados, pero deciden seguir siéndolo.

Para acabar, vamos a analizar algunos de los malos, por orden de importancia, en la obra de Tolkien.

Melkor o Morgoth

1. Melkor. ==> Orgulloso. Aspira a conseguir el poder de Eru, el poder de crear la perfección. Jamás lo consigue. Trata de crear, y sus creaciones no salen bien (el canto discordante). Es un personaje frustrado, ya que todo cuanto intenta crear, al final, acaba siendo una creación de Eru (sólo Eru puede crear). Al final, todo cuanto Melkor puede hacer es destruir y corromper. Acaba siendo lanzado al Vacío.

2. Sauron ==> El Maiar más poderoso. Sirve a Melkor en un principio, con lo cual es malvado. Al ser Melkor derrotado, Sauron trata de tomar el sitio de éste. Durante El Señor de los Anillos, Sauron es EL MAL. Dado que es menos poderoso que Melkor, su lucha contra el creador es indirecta. Ataca a las creaciones de éste (los hombres, los elfos…).

3. Saruman  ==> Otro Maiar. Intenta imitar a Sauron, pero no tiene tanto poder ni tanto éxito. Se podría equiparar al hombre que vende su alma al Diablo. Es un amante de las máquinas, que emplea para crear a los Uruk-Hai. En realidad, es Sauron quien crea por primera vez a los Uruk Hai, pero Saruman lo copia. El tema de la maquinaria, el cruce de un orco son un trasgo, que da como resultado a los Uruk Hai, puede considerarse como un “ataque” a la tecnología. Tolkien, como sabemos, era un amante de la naturaleza, y no duda en atacar de vez en cuando a la tecnología.

Ungoliant y Melkor

4. Ungoliant ==> Madre de todas las arañas. No se sabe exactamente lo que es. Es capaz de absorber la luz, y dejar solo oscuridad (el mal es oscuro, no es nada. Quita la luz y queda el mal).

Es una especie de agujero negro. El propio Melkor llega a tener miedo de ella, y solo gracias a los Balor es capaz de escapar de Ungoliant. Es capaz de crear sombras, de tejerlas. Sus telarañas son sombras. Pero las sombras son solo una ausencia de luz, De nuevo vemos que el mal es la ausencia de algo. La ausencia de luz, es la oscuridad.

En la imagen podemos ver a Ungoliant y a Melkor.