Archive | Francis Morgan RSS feed for this section

Las influencias no canónicas de Tolkien

24 May

Conferenciante: José Manuel Ferrández Bru.

Josemanuelferrandez.com

Esta conferencia, versó sobre las influencias de España en la obra de Tolkien. Si, de España.

Hay que decir algo importante de Tolkien. Nunca le gustó que psicoanalizaran su obra. No le gustaba que trataran de sacarle algún significado oculto o extraño. Para él, su obra era lo que era, sin que nadie tuviera que buscar qué es lo que había influido en que, si había significados alegóricos, etc.

Esta influencia ha pasado totalmente desapercibida en Inglaterra, posiblemente por su “chauvinismo”, haciendo que todo aquello que ocurre más allá de Gran Bretaña no tiene importancia.

Si que es cierto, que la propia biografía de Tolkien influyó en su obra, aunque él prefiera negarlo. Veamos algunos ejemplo.

-Tolkien y Frodo, son huérfanos desde muy pequeños. La madre de Tolkien murió cuando él tenía 6 años, y su padre había muerto cuando él tenía 2. Frodo es cuidado y educado por su tío Bilbo.

-El molino de Sareholle, en Birmingham. Era un lugar cercano a donde Tolkien se había criado, y siempre guardó un gran recuerdo de él. Era un lugar bucólico, en pleno campo, verde, donde él y su hermano acostumbraban a jugar y corretear. Tanto es así, que la Comarca está posiblemente inspirada en esta zona de Inglaterra. Se inspira en esta vida en el campo para realizar esta zona de la Tierra Media.

– La 1ª Guerra Mundial. Marcó mucho a Tolkien (y a cualquiera que participara en ella), y sin lugar a dudas, hay reminiscencias de esta en su obra. Podemos ver una muy clara, entre la Ciénaga de los Muertos, y la Batalla del Somme.  Es una de las batallas más sangrientas de la historia. Los obuses de ambos bandos abrían grietas en el terreno. Cuando los ingleses cargaron para tomar las trincheras alemanas, estos, armados con ametralladoras, mataron a miles y miles de aliados. Esos cuerpos cayeron en los agujeros formados por los obuses, y, cuando poco después llovió. Esos cuerpos quedaron anegados en el agua, y en muchos sitios, se les veía flotando. Es evidente, que el parecido entre una escena y otra es importante.

Más allá de estos apuntes, veamos la influencia española en su vida.

Tolkien tuvo una influencia española en su vida, y una muy importante, además. Se trata del tutor de Tolkien, una especie de padre adoptivo. ¿Su nombre? Francis Morgan. En Inglaterra. En España, era conocido como Francisco Javier (Curro) Morgan y Osborne (1857-1935). En efecto, Osborne. Venía de la misma familia que los actuales, y que Bertín Osborne. Este hombre, era un sacerdote católico, confesor de la madre de Tolkien. Hemos de decir, que su madre se convirtió al catolicismo, algo que en Inglaterra, como es evidente, no estaba muy bien visto. No es que fuera una paria social, pero poco le faltaba. Al verse al borde de la muerte, la mujer le pidió al padre Francis Morgan que cuidara de sus hijos, y que se asegurara que seguían siendo católicos. Y Francis Morgan, lo hizo. Se convirtió en su tutor. Digamos, que los adoptó. Fue su tutor hasta la mayoría de edad de Tolkien.

Francis Morgan fue su tutor y educador durante la parte más importante de la educación de Tolkien. Desde 1982 hasta 1910, en que Tolkien es mayor de edad, y poco después irá a la 1a Guerra Mundial.

Es este sacerdote quien se encarga de su primera educación, así que dejará huella en Tolkien. Es el propio sacerdote quien se encarga de pagar buena parte de su educación, tanto en Birmingham, en la mejor escuela privada que había, que era una escuela no católica (de manera que tuvo que luchar mucho para lograr introducir a un alumno católico), y más adelante, él mismo pagaría parte de la matrícula de Tolkien en Oxford.

Veamos algo de la vida de Tolkien, que tiene relación con su tutor, y con la historia de Beren y Luthien. Tolkien, cuando estudiaba en Birmingham, se enamoró de una chica. Esta chica, más adelante sería su mujer, Edith Marie Tolkien. Ellos estaban juntos, y las notas de Tolkien empezaron a bajar rápidamente. Siendo así, el padre Morgan le dice a Tolkien que debe escoger, entre ser como su hermano, es decir, comprarse una granja y se feliz, o estudiar, conseguir al menos media beca para Oxford, y dejar de ver a esa chica hasta que no sea mayor de edad.  Tolkien quería estudiar, de forma que aceptó dejar de ver a Edith, y se puso a estudiar, de manera que, finalmente, obtuvo esa media beca para Oxford. El resto de sus estudios allí se los pagó Francis Morgan de su bolsillo.

De esta historia, nace, sin lugar a dudas, la historia de Beren y Luthien. Beren, el hombre enamorado de una princesa elfa (Luthien), pero que se enfrenta a la negativa del padre de esta a permitirle estar con ella, a menos que venga con uno de los Silmarils bajo el brazo. Y Beren se va en busca del Silmaril, y finalmente vuelve con uno y puede estar con su amada Luthien. Esta historia, es obvio dónde está inspirada. El padre Morgan es el padre de la princesa.

Con todo, Tolkien jamás deja de querer a Francis Morgan. Lo llama su liberador, y dice que éste le ha dado la libertad. Más adelante, veremos las muestras de afecto que tiene hacia él.

El biógrafo de Tolkien, Carpenter, fue muy duro con el padre Morgan, y lo llamó hombre poco inteligente. También se le consideraba un fanático religioso.

Es gracioso, porque Morgan permitió a Tolkien estudiar en una escuela no católica (algo raro para alguien tan “fanático” religioso), y además, no era precisamente un hombre de escaso intelecto.

Hablemos de Francis Morgan, y sus orígenes.

Venía de una cultura anglo-hispana, del sur de España. Ingleses adinerados habían comprado tierras, sobretodo en Andalucía, y se habían dedicado al vino de Jerez. El vino lo hacían en España, y luego lo vendían en Inglaterra. Francis Morgan descendía de una de estas familias.

La élite económica de estas familias, estudiaba en Inglaterra, y Francis Morgan no fue una excepción. Estudió en el Oratorio de Birmingha, una escuela católica de Birmingham de mucho nivel académico. El propio Tolkien, de joven, pasaba mucho tiempo allí.

Una vez finalizó sus estudios en el Oratory of Birmingham, continuó con sus estudios en la Catholic University College of Kensington, un intento de crear un Oxford católico. No salió demasiado bien, y Morgan se fue entonces a la Universidad de Louvain, en Bélgica, donde paso 2 o 3 años más.

Vemos, por lo tanto, que no era un hombre de escaso intelecto. Era un hombre culto, que había tenido una buena educación.

A ello hay que añadir, que tanto el padre como los tíos de Francis Morgan eran hombres también cultos e ilustrados, y al menos su padre y sus tíos habían escrito algunos libros. Morgan, por lo tanto, tenía buenos antecedentes de cultura.

La familia de Francis Morgan, por parte inglesa, muere con él, con su hermana y con su hermano. Su hermana se hizo monja, su hermano tenía un retraso mental, y él era sacerdote. Esa rama de la familia terminaba ahí. Pero, su familia continúa por la vertiente española; los que se dedicaban al jerez principalmente.

Aparece un nombre, Cecilia Böhl de Faber, conocida como Fernán caballero en sus libros. Era una importante escritora del s. XIX, que escribía bajo seudónimo (seguramente por ser mujer, y la poca aceptación que habría tenido de otra manera). Esta mujer, tenía cierta influencia sobre la educación de Francis Morgan. Ella, pasaba tiempo con el pequeño Francis cuando este estaba en España (y era bastante niño), e incluso jugaba sobre las rodillas de Cecilia.

Por lo tanto, vemos que Francis Morgan era un hombre inglés, si, pero con mucha influencia española. Influencia que sin duda transmitió, al menos en parte, a Tolkien.

La influencia de Francis Morgan (y de la cultura española) en Tolkien

1. Transmisión de su propia tradición.

Podemos ver esto, por ejemplo, en las adivinanzas a las que juegan Bilbo y Gollum en el Hbbit. Analizándolo, 7 de las 8 adivinanzas, provienen de la literatura y tradición inglesas. La 8ª adivinanza (la del viento) viene de Cecilia Böhl de Faber, o al menos, está fuertemente influenciada por ella (tiene una adivinanza escrita muy muy parecida).

2. El gusto de Tolkien por el castellano

A Tolkien, a pesar de que no le gustaba ninguna de las lenguas romances, si que le gustaba, y mucho, el castellano (o español). La primera lengua que Tolkien inventa, el Nazareno, proviene directamente del castellano.

3. La influencia del Oratorio de Birmingham.

Cuando Tolkien se había quedado sin la beca, se dirigía a estudiar al Oratorio de Birmingham. Tiene, sobretodo, una gran influencia católica en él. Le da fuentes católicas para sus libros.

Pio X

4.  Influencias religiosas contemporáneas.

Sobretodo sacadas a través del Papa Pio X. En el Oratorio de Birmingham, uno de los sacerdotes, Denis Sheil, era muy amigo del Secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Rafael Merry del Val, que era español.

De Pio X, Tolkien obtiene sobretodo una retórica anti materialista. Tolkien siempre había renegado de la tecnología, y la Iglesia Católica, con Pio X al frente, tuvo una política anti materialista, anti avances, anti tecnológica.

5. Francis Morgan era un hombre rico, que pagó los estudios de Tolkien en Oxford.

Fue un segundo padre para Tolkien. Le dio amor, cuidados y felicidad. Se decía que tenía un toque andaluz. Contando que los ingleses acostumbran a tener un carácter muy distinto al de los andaluces, se entiende que a Francis Morgan lo tomaran por alguien poco inteligente, “cazurro”.

Cuando Tolkien fue al a 1ª Guerra Mundial, a pesar de estar ya junto a Edith Marie (no casados, pero si como novios), puso a Francis Morgan como persona con la que contactar en caso de que le sucediera algo.

A ello, añadamos que Tolkien, cuando tuvo su primer hijo, lo llamó John Francis Tolkien, en claro homenaje al hombre que lo había educado y acogido.

También, Tolkien, al menos a nivel anecdótico, cuando Francis Morgan ya era un anciano, se lo llevaba a la playa con su familia, para pasar el día con él.

La familia de Tolkien, sabe perfectamente de esta relación tan personal que tenía con Francis Morgan.

Podemos ver, por lo tanto, que alguien como Francis Morgan, un hombre anglo-hispano, con tanto de uno como de lo otro, siendo el tutor de Tolkien durante toda su infancia, tuvo que dejar huella, no solo como persona, sino también como cultura de la que provenía. La española.

Gracias por esta lectura. Nos vemos la semana que viene.